Palacio del Marqués de Ferrera (Avilés)


Información facilitada por EuroWeb Media, SL


 

Fotos  Oficina turismo  Ruta GPS  Sube tus fotos  

Etiquetas:


Concejo de Avilés Parroquia de Avilés Población de Avilés Centro Comarca de Avilés Costa Patrimonio histórico Patrimonio civil Palacios Patrimonio

Descripción:


El palacio del marqués de Ferrera (Plaza de España, 9), solar de una familia nobiliaria de solera y morada de miembros de la realeza española en sus visitas a Avilés, goza de gran estima dentro de la arquitectura civil asturiana de la Edad Moderna.

«Es uno de los cuatro (junto con el municipal, el de Camposagrado y el de García Pumarino») que componen parte de la espléndida herencia barroca de la ciudad» (Alberto del Río).

Se asienta frente al edificio del Ayuntamiento, en la plaza de España en su confluencia con la calle San Francisco, de ahí su peculiar aspecto externo: una fachada de planta en escuadra, con original y poderosa torre prismática en un ángulo.

Pese a su pertenencia al barroco, la sobriedad y parquedad decorativa caracterizan a este edificio.

El único capricho ornamental que se permite son los escudos.

El frente, todo él de sillería, tiene tres pisos, salvo la torre —cubierta en terraza con pequeña linterna—, que tiene cuatro, separados por líneas de impostas.

En la segunda y tercera planta se abren volados balcones adintelados, enmarcados por molduras y con antepechos de barrotes de hierro forjado.

En esta fachada campea un gran escudo, con las armas de los Rodríguez de León, Avilés, Hevia, Estrada e, igualmente, las de Oviedo (E. Tessier).

La puerta de ingreso remata en arco escarzano.

La fachada lateral de la calle San Francisco está realizada con mampuestos desiguales y enseña ventanucos en el bajo y balcones enrasados en las plantas.

A su parte trasera da el antiguo jardín palacial, actualmente parque público (parque de Ferrera), uno de los más interesantes de Asturias por diseño y dimensiones.

El palacio de Ferrera, uno de los inmuebles barrocos más antiguos de Asturias, es un claro exponente de lo que se dio en llamar el «ensanche barroco» hacia las afueras del Avilés amurallado.

Esta joya arquitectónica data de mediados del siglo XVII y no de inicios del XVIII, tal como se creía y comúnmente se aceptaba.

A esta conclusión llegó el avilesino Vidal de la Madrid —profesor de Historia del Arte y autor de un libro, publicado en el año 2003, que documenta la historia del palacio—, tras investigar los orígenes del inmueble y reconstruir su correcta cronología.

Según este historiador, «la confusión histórica sobre la fecha exacta de construcción del palacio pudiera ser debida a que el edificio se levantó en vida del abuelo del primer marqués de Ferrera, quien por entonces aún no estaba vinculado al linaje de la casa de los Navia-Arango, sino a la casa de Avilés.

Fue sólo unos cincuenta años después, ya en el siglo XVIII, cuando ambas casas emparentaron y se hizo formal el linaje de los Ferrera al conseguir el título nobiliario Juan Alonso de Navia, primer marqués.

Pero el palacio, en esa fecha, ya estaba construido».

La supervivencia futura del palacio queda garantizada tras su conversión en hotel de cinco estrellas (abierto en 2003), hecha «con mimo extraordinario y gran acierto» (De la Madrid).

La restauración fue obra del arquitecto Jorge Hevia.

Palacio de Ferrera, el que con dos escudos ganó cinco estrellas

  • Autor: Alberto del Río Legazpi*, escritor y periodista asturiano.

Estoy convencido de que Avilés tiene un pasado muy pesado, porque está medido en quilates históricos.

Por eso, lo que nos viene ocurriendo, entre finales del siglo XX y estos comienzos del XXI, figurará algún día en los libros. El texto podría ser tal que: «Fue por entonces cuando, sorprendentemente, aquella ciudad asturiana inició todo un renacimiento del barroco...».

Al estar viviéndolo en riguroso directo, no tenemos la perspectiva necesaria, para poder apreciar -en toda su dimensión- como la villa de Avilés está modernizando su antigüedad, recuperando edificios emblemáticos y dándoles usos sociales.

Una demostración está en los palacios de Camposagrado y Ferrera**, que han vuelto a tomar el protagonismo que tuvieron antaño, aunque ahora, felizmente, para uso público. El Ferrera, desde el 9 de mayo de 2003, es uno de los hoteles más importantes de Asturias.

Levantado en el siglo XVII, refleja el final de un estilo renacentista ya superado, entonces, por la fiebre del barroco. Su torre de cuatro plantas, en forma de rombo, es muy singular y colabora con notable poderío al milagroso tinglado arquitectónico de El Parche, que así se llama -gracias a Dios- en Avilés a la plaza de España.

El palacio se construyó adosado, en parte, al entonces convento medieval de San Francisco del Monte (actualmente iglesia de San Nicolás de Bari). Y también por aquella época y a uno de los costados del Ferrera, rompió aguas la fuente de los caños de San Francisco, un prodigio de simetría arquitectónica y de vitalidad urbana.

El destino, a veces, es curioso. Ya que esta mansión siempre tuvo, como un dizque hostelero, una vocación de parador. La cosa viene ya de 1858, cuando se hospedó en él la reina Isabel II. Desde entonces ha sido albergue, de realeza, continuado -sin prisa, pero sin pausa- según pasaban los años y se sucedían los monarcas, incluidos los actuales.

Los pasos dados desde que el Ayuntamiento, en 1997, inició la promoción del casco histórico, hasta que seis años más tarde fue inaugurado el hotel, entrando Avilés en la elite del turismo internacional, podríamos resumirlo diciendo que: pasamos de dos escudos a cinco estrellas.

El Ferrera, ya es referencia hotelera, de primer orden. A ello ha ayudado mucho, tanto la puesta en marcha, como las actividades (hoy, peligrosamente, en pausa) programadas por el centro cultural internacional 'Oscar Niemeyer', que trajeron hasta Avilés a personajes mediáticos universales. Es el caso de los creadores cinematográficos Woody Allen, Wim Wenders, Carlos Saura. Intérpretes tan famosos como Kevin Spacey, Brad Pitt o Scarlett Johansson. escritores de la talla de Paulo Coelho, el Nobel nigeriano Wole Soyinka, etc.

El palacio poseía uno de los espacios ajardinados privados más extensos de Asturias, que -por compra hecha por el Ayuntamiento, primero en 1976 y luego en 1998- son hoy son de uso público y constituyen un grandioso parque de cerca de 90.000 metros cuadrados, que es todo un episodio aparte.

La restauración del Ferrera y su acondicionamiento para hotel fue respetuosa con la herencia arquitectónica contenida en el histórico edificio.

Además, la propiedad, lo convirtió en una gran pinacoteca que obras de artistas 'clásicos avilesinos' como los hermanos Espolita, hermanos Soria, Alfredo Aguado, García Robés, Luís Bayón o Fernando Wes.

También adquirieron pinturas de artistas avilesinos contemporáneos como Ramón Rodríguez, Vicente Pastor, Benjamín Menéndez, Cristina Cuesta, Coronas, Angélica García o Fidel Pena.

La fusión y efusión de historia y modernidad, que ha supuesto la transformación de una oxidada mansión palaciega, como era el palacio Ferrera, en hotel de éxito, en pleno corazón del casco histórico, es algo impagable que nunca entenderán los que piensan que el dinero lo hicieron redondo para que ruede.

Aparte, claro, de esa vitola de calidad ciudadana que trae consigo el rescate de un edificio histórico, pero 'amomiado', para insuflarle vida.

Las cosas son como acaban. Por eso, lo del Ferrera, es una gozada.

Nota

(*) Este texto está publicado también en el diario La Voz de Avilés-El Comercio, con fecha 19 de febrero de 2012, el mismo epígrafe y el subtítulo «La gran mansión, del siglo XVII, es desde 2003 un famoso hotel de lujo», en la página dominical «Los episodios avilesinos», que Alberto del Río dedica a aspectos históricos, artísticos, biográficos y costumbristas.

(**) En EuroWeb Media, SL hay una ficha del palacio de Camposagrado y otra dedicada al palacio de los Marqueses de Ferrera.

Dirección:


Dirección postal: Plaza de España. 33402 Avilés (Concejo de Avilés). Asturias (España)

Dirección digital: 8CMP8WW7+WH

Referencia EuroWeb:


03330040101 0800000 0333004 111753 0813000 033300401 0813021

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial


EuroWeb Media, S.L., es el único titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial de las fotografías, visitas virtuales y textos que muestra en sus sitios web. En consecuencia, no está permitido suprimir, eludir o manipular el aviso de derechos de autor («copyright») y cualesquiera otros datos de identificación de los derechos de EuroWeb Media, S.L. Asimismo está prohibido modificar, copiar, reutilizar, explotar, reproducir, comunicar públicamente, hacer segundas o posteriores publicaciones, cargar archivos, enviar por correo, transmitir, usar, enlazar / linkar, tratar o distribuir de cualquier forma la totalidad o parte las fotografías, visitas virtuales y textos si no se cuenta con la autorización expresa y por escrito de EuroWeb Media, S.L. EuroWeb Media, S.L. siempre publica una obra fotográfica compuesta por un número variable e indeterminado de fotografías que forman un conjunto único, inseparable e inmodificable como se considera en el artículo 10 de la Ley de Propiedad Intelectual española.