Palacio de Camposagrado (Avilés)


Información facilitada por EuroWeb Media, SL


 

Fotos  Oficina turismo  Ruta GPS  Sube tus fotos  

Etiquetas:


Concejo de Avilés Parroquia de Avilés Población de Avilés Centro Comarca de Avilés Costa Patrimonio histórico Patrimonio civil Palacios Patrimonio

Descripción:


El palacio de Camposagrado (San Bernardo, 35 - Plaza Camposagrado), muy cercano a la muralla medieval, pese a las profundas reformas sufridas, es uno de los monumentos más importantes, si no el que más, de la villa, así como uno de los palacios representativos de la arquitectura barroca asturiana en las fases sucesivas de su desarrollo (Marín Valdés). Del siglo XVII son sus dos fachadas.

La septentrional, con gran simplicidad de líneas, de la que se desconoce el autor y la fecha concreta de su erección, daba hacia la ría, hoy mirando al parque del Muelle, y tiene un marcado carácter defensivo vinculado a la muralla medieval; se organiza en tres plantas separadas por líneas de imposta y posee dos pequeñas torres semicirculares en las esquinas; originalmente, el piso inferior era hermético, con la excepción de algunas pequeñas saeteras.

La planta intermedia, la de mayor interés, es una espaciosa galería, pensada como mirador hacia el mar y ahora acristalada, de diez arcos escarzanos apoyados en columnas toscanas enlazadas por antepecho de piedra. El piso existente sobre ella parece un añadido, fruto de una reforma posterior, probablemente del XIX; aparece calado por un balcón sobre cada arco.

La fachada meridional, la principal, más nueva, da a una plaza, dejando claro el deseo de la aristocracia de apertura a la ciudad. Trazada muy probablemente por el arquitecto avilesino Francisco Menéndez Camina, se hizo entre 1693 y 1696 y obedece al gusto barroco, buscando la grandeza y riqueza en la composición arquitectónica apoyada por la exuberante decoración en la que sobresalen dos torres cuadradas de cuatro plantas custodiando el cuerpo central de tres.

En cada uno de los pisos abundan los vanos enmarcados por almohadillado, que también se halla en las esquinas de las torres y en su línea de contacto con el cuerpo central. Encima del balcón superior de la calle central se colocó el gran escudo familiar, sostenido por dos tenantes armados.

Una monumental escalera de piedra, decorada en los barandales y ubicada en el ángulo oriental del patio, es el único elemento sobresaliente en el interior del palacio, reformado al haberse destinado los pisos superiores a viviendas y los bajos al comercio.

ES EL PALACIO DE CAMPOSAGRADO LA JOYA DE LA CORONA*

  • Autor: Alberto del Río Legazpi, escritor y periodista asturiano.

Jamás se le hubiera pasado por la cabeza al marqués de Camposagrado, si cuando terminó de modernizar su palacio -a finales del siglo XVII- llegase a saber que el monumental edificio originaría el que muchos años más tarde -a principios del siglo XXI- más de 11.000 (once mil) personas, lo visitaran en el corto espacio de una semana. Le hubiera dado un soponcio, al linajudo avilesino.

Y eso ocurrió entre el 21 y el 28 de agosto de 2004, cuando -después de que Ayuntamiento y Principado hubiesen adquirido y rehabilitado el palacio- se abriera éste a la curiosidad de Avilés y se organizaran visitas guiadas para que la expectación quedase satisfecha: más de 1.500 personas diarias. Que así de apreciado es este edificio de marqueses y condesas, de tornillos y tuercas, que en él estuvo un tiempo domiciliada la renombrada ferretería «Los Castros».

Camposagrado, comenzó a crecer en el siglo XVII, partiendo del núcleo medieval de otro palacio, de la poderosa familia Las Alas, ubicado en este lugar. Lo que hizo el primer marqués (que se había casado con «una Alas») fue ensanchar el antiguo edificio en todos los sentidos. En 1646 hacia el Norte, o sea hacia el mar, saltando incluso sobre las murallas medievales que en este sitio eran fronterizas con el puerto de Avilés, que estaba -entonces- literalmente a sus pies.

La construcción avanzó hacía la actual calle de La Muralla, saltándose la muralla misma (de tres metros de anchura) y adentrándose una distancia muy similar en las aguas que, entonces, rodeaban esta zona. En la fachada que da a la Cuesta de La Molinera se puede apreciar por dónde iba la muralla, marcada con losetas oscuras en el firme de la calle y su altura se puede ver en la fachada del palacio. En el interior de Camposagrado, episodio aparte, se puede contemplar perfectamente el lienzo de la muralla.

Esta fachada norte, por dar al mar, era defensiva. Sin embargo, la Sur, o sea la que, vertiendo hacia la actual plaza de Camposagrado, mira hacia la villa, es ornamental, de exhibición.

Una obra de arte, diseñada entre 1693 y 1696 por los arquitectos avilesinos Menéndez Camina (cosa dada por supuesta, ya que trabajaban sistemáticamente para los marqueses de Camposagrado), y ejecutada bajo la dirección de los maestros de cantería: Domingo de Festas, Isidoro Martínez y Agustín Martínez.

Una de las principales arterias de la antigua ciudadela amurallada, la popular calle de La Fruta disfrutaba estrellándose, casi bruscamente, contra esta imponente fachada nobiliaria.

Este palacio es el contrapunto del de Ferrera, construido fuera de las murallas y que constituye uno de los símbolos de un progreso urbano y social histórico: aquel ensanche barroco (la singular plaza de El Parche y las soportaladas calles de Rivero y Galiana) que transformó la villa en el siglo XVII y que tanto la distingue.

Desde la torre derecha de Camposagrado se divisa perfectamente la fachada principal del Ferrera, y viceversa. Están separados, en línea recta, por cerca de 200 metros.

Unos trescientos años, más o menos, llevan enfrentados, espacialmente, ambos edificios erigidos en el XVII, como residencias de familias pudientes y que el siglo XXI han sido rehabilitados y remozados. Los continentes han sido lavados y peinados. Los contenidos han sido tan revolucionados que resultarían, hoy, irreconocibles para aquellos marqueses que en su tiempo manejaron la vida ciudadana de Avilés.

¿Quién le iba a decir al de Ferrera que sus posesiones palaciegas podrían ser alquiladas como hotel y su enorme jardín sería disfrutado públicamente por los descendientes de sus antiguos siervos? ¿O a este de Camposagrado, que sus dependencias albergarían la Escuela Superior de Arte del Principado de Asturias?

El palacio de Camposagrado es la joya de la corona del patrimonio histórico-artístico avilesino y paradigma de cualquier ciudad marítima que se precie de tal, por su racional y estratégica ubicación.

Si a ello se une la abundancia de elementos decorativos, en su fachada sur, así como al cambiante estilo de las columnas del edificio central -desde que nacen en el espectacular escudo central hasta que aterrizan en la puerta principal- componiendo un soberbio retablo, entonces la cosa es magistral. Es la monda.

Opiniones autorizadas lo señalan como el mejor ejemplo del barroco asturiano. En cualquier caso, es espectacular la exhibición artística de este palacio avilesino, construido con tanto tino.

Y con tanto talante como talento.

NOTA

(*) Este texto está publicado también en el diario La Voz de Avilés-El Comercio, con fecha 6 de mayo de 2012 y el mismo epígrafe, en la página dominical «Los episodios avilesinos», que Alberto del Río dedica a aspectos históricos, artísticos, biográficos y costumbristas.

Dirección:


Dirección postal: Calle San Bernardo, 35. 33402 Avilés (Concejo de Avilés). Asturias (España)

Dirección digital: 8CMP8WW7+WH

Referencia EuroWeb:


03330040101 0800000 0333004 111749 0813000 033300401 0813021

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial


EuroWeb Media, S.L., es el único titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial de las fotografías, visitas virtuales y textos que muestra en sus sitios web. En consecuencia, no está permitido suprimir, eludir o manipular el aviso de derechos de autor («copyright») y cualesquiera otros datos de identificación de los derechos de EuroWeb Media, S.L. Asimismo está prohibido modificar, copiar, reutilizar, explotar, reproducir, comunicar públicamente, hacer segundas o posteriores publicaciones, cargar archivos, enviar por correo, transmitir, usar, enlazar / linkar, tratar o distribuir de cualquier forma la totalidad o parte las fotografías, visitas virtuales y textos si no se cuenta con la autorización expresa y por escrito de EuroWeb Media, S.L. EuroWeb Media, S.L. siempre publica una obra fotográfica compuesta por un número variable e indeterminado de fotografías que forman un conjunto único, inseparable e inmodificable como se considera en el artículo 10 de la Ley de Propiedad Intelectual española.